Síguenos en: 

Belleza natural en Facebook

Belleza natural en Google+

Belleza natural en Twitter

Belleza natural en Youtube

Inicio

 

Recetas caseras de belleza

Cabello:

Champús y enjuagues

   Cabello seco

   Cabello grasoso

  Cabello normal

Cabello sin brillo

  Enjuague y lociones

  Tintes naturales (henna)

 

Cabello: Tratamientos

   Cabello seco

   Cabello grasoso

 Cabello mixto

   Aclarar el cabello

  Trucos de belleza

 

Cabello: Casos especiales

   Caída de cabello

   Cabellos rebeldes

   Cabello enredado

   Cabello quebradizo

   Cabello rizado o con rizos

  Crecimiento del cabello

   Caspa

   Seborrea

   Cuero cabelludo sensible

   Puntas dobles

   Cabello débil

   Canas

 

Rostro

  Piel normal

   Limpiadores

   Tonificadores

   Humectantes

   Mascarillas

 

 Piel seca

   Limpiadores

   Tonificadores

   Humectantes

    Mascarillas

 

 Piel grasosa

   Limpiadores

   Astringentes

   Humectantes

   Mascarillas

 

Piel cansada

Piel deshidratada

Piel mixta

Piel opaca

Piel reseca

Piel rugosa y cuarteada

Piel sensible

 

Rostro: Otras partes

   Labios

   Dientes

   Ojos

   Contorno de los ojos

   Pestañas

   Poros abiertos o dilatados

   Cejas

   Cuello  

 

Rostro: Cuidados

    Exfoliantes

    Fricciones

    Cremas de noche

    Desmaquilladores

    Vaporizaciones

   Masajes faciales

    Mascarillas hidratantes

    Mascarillas nutritivas

   Mascarillas vitamina A

Mascarillas vitamina E

 

Rostro y cuello: Casos especiales

Aftas bucales

Arrugas

Arrugas alrededor de la boca

Envejecimiento

Escote joven y natural

Acné 

Acné del adulto

Dientes amarillos

Gingivitis

Manchas

Papada

Pecas

Puntos negros

Ojeras y bolsas

Ojos irritados

Orzuelos

Pata de gallo (arrugas alrededor de los ojos)

Labios resecos

Halitosis o mal aliento

Herpes labial

Cuperosis o acné

rosácea   

 

Adelgazar con salud

 

Cuerpo

Manos

Brazos

Espalda

Uñas

Cutículas

Rodillas

Pies

Talones

Piernas

 

Cuerpo cuidados

Baños en general 

Baños relajantes

Sales de baños

Geles de baños

Vinagres de baños

Exfoliantes

Esponjas

Jabones

Desodorantes

Depilación

Depilación con hilo

Depilación brasileña

Cremas y lociones

Aceites para masajes

Perfumes caseros

   
 

Cómo el ejercicio rejuvenece tu piel

 

Hacer ejercicios es una rutina que muchos adoptan con el fin de bajar de peso, mantenerse en forma o llenos de salud.

Sin embargo, el ejercicio es también una arma en la lucha contra el envejecimiento prematuro.  Entonces surge la siguiente pregunta ¿Qué relación existe entre el ejercicio y la piel?

 

Vinculo ejercicio físico y piel

Igual que el resto de células del organismo, las de la piel dependen del suministro de sustancias vitales. Entre éstas destaca el oxígeno que estimula el metabolismo de las células, acelera su regeneración y repara los pequeños daños que hayan sufrido.

Todo el mundo sabe que las lesiones superficiales se curan mejor y de forma más rápida al aire libre. Ello se debe de nuevo al oxígeno, que fortalece las células.

Al realizar una actividad es necesario respirar con mayor frecuencia y más profundamente, lo que permite que llegue más oxígeno a la sangre. La práctica de deporte le dará un tono más saludable a tu piel, reforzará tus músculos y permitirá expulsar las toxinas más rápidamente, así como la sudoración.

La humedad abre un poco la capa más externa de la piel, haciendo que ésta tenga aspecto más terso, además, el tejido conjuntivo y los músculos se fortalecerán.

Media hora diaria de ejercicio de resistencia es perfecto, el footing, el ciclismo, la natación, el remo, el esquí de fondo o caminar a paso rápido son deportes óptimos para este fin.

 

Beneficios que obtiene la piel del ejercicio 

Comenzamos con un buen aliciente. ¿Sabías que con veinte minutos diarios de actividad física moderada puedes rejuvenecer casi 10 años? La actividad física aumenta la circulación de tu sangre, por lo que todas las células de tu cuerpo reciben una gran cantidad de oxígeno y nutrientes. Pero no es lo único.

Seguro que has notado que, cuando estás más cansada, tu cara tiende a inflamarse. Pues, con un poco de ejercicio obtendrás un poderoso reductor de los elevados niveles la hormona del estrés, llamada cortisol, así como otras hormonas que promueven esta inflamación cutánea.

Luminosidad Una actividad física moderada logra que el diámetro de tus vasos sanguíneos se incremente (vasodilatación), permitiendo que una mayor cantidad de flujo sanguíneo llegue a los órganos, y entre ellos a la piel. Este correcto aporte sanguíneo te proporcionará la luminosidad deseada.

Despídete del acné La producción excesiva de sebo (grasa corporal) se debe a diversas hormonas. Mantenías a raya con ejercicio.

Colágeno, despídete de la flacidez Todos hemos escuchado alguna vez sobre el colágeno y su directa relación con la juventud de nuestra piel. Esta proteína, tan codiciada y producida de forma natural por nuestro cuerpo, evita la flacidez y las arrugas de la piel.

No sólo se encuentra en la piel, sino que está presente en casi la totalidad de los tejidos del cuerpo y cumple una función de dar la elasticidad que se necesita en el organismo y así mantener sanas diferentes estructuras de nuestro cuerpo. Actualmente se conocen al menos 15 tipos de colágeno según su origen y localización.

Pero, ¿cómo podemos ayudar a preservarlo e incluso favorecer su formación? Con el tiempo la producción de colágeno disminuye en forma natural, pero se sabe que el ejercicio físico, una alimentación equilibrada y hábitos saludables contribuyen a contrarrestar esta pérdida.

La actividad física, concretamente, activa los condroblastos y osteoblastos, células que estimulan la producción de colágeno.

Fuera toxinas Cuando sudamos, eliminamos toxinas y suciedad que taponan los poros. También nos desprendemos de las células muertas, como una especie de exfoliante natural. Cuando termines la actividad física puedes meterte un ratito en la sauna es el mejor complemento para la piel después de una sesión de ejercicio.

El cambio brusco de frío a calor fortalece los vasos sanguíneos de la piel y, debido a las altas temperaturas, la temperatura corporal aumenta en casi un grado centígrado, haciendo que la piel tenga mejor circulación, se eliminen toxinas, y se estimule su renovación.

Más feliz El ejercicio nos permite liberar endorfinas, unas sustancias que produce nuestro cuerpo, de forma natural, para conseguir atenuar el dolor y/o producir una sensación de bienestar. Es por eso que las endorfinas son conocidas también como hormonas de la felicidad.

 

 

Conozca también

Mascarillas hidratantes para todo tipo de cutis

Mascarillas nutritivas para todo tipo de cutis

El sueño:  Un aliado de la belleza natural

 

Cepillado en seco para el cuerpo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Digale adiós a la celulitis

 

 

 

 

Es importante señalar que, si bien todas estas recetas contienen ingredientes naturales, incluso éstos pueden causar alergias en algunos personas. Es fundamental que cualquier sustancia se pruebe en una pequeña área de piel como en la zona interior del brazos antes de utilizarla en la receta. Si nota algún enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad, deberá contactar a su médico  Este sitio web no será responsable por cualquier reacción que usted tenga durante eluso de cualquiera de estas recetas  de belleza. Ninguna de estas formulaciones están destinados a tratamiento de condición médica. COPYRIGHT (C) 2006 www..belleza-natural.com todos los derechos reservados. El contenido de esta página no es libre para ser usado en otros sitios. No copiar sin la autorización previa y escrita de la autora.

 

 

 

 

 

 

 

PORTADA    TRATAMIENTOS DE BELLEZA      LIBROS     BUSCA      COMENTARIOS

Plantas cosméticas  Nutrición   Ejercicios  Vídeos  Blog