Síguenos en: 

Belleza natural en Facebook

Belleza natural en Google+

Belleza natural en Twitter

Belleza natural en Youtube

Inicio

 

Recetas caseras de belleza

Cabello:

Champús y enjuagues

   Cabello seco

   Cabello grasoso

  Cabello normal

Cabello sin brillo

  Enjuague y lociones

  Tintes naturales (henna)

  

Cabello: Tratamientos

   Cabello seco

   Cabello grasoso

 Cabello mixto

   Aclarar el cabello

  Trucos de belleza

 

Cabello: Casos especiales

   Caída de cabello

   Cabellos rebeldes

  Crecimiento del cabello

   Caspa y seborrea

   Cuero cabelludo sensible

   Puntas dobles

   Cabello débil

   Canas

 

Rostro

  Piel normal

   Limpiadores

   Tonificadores

   Humectantes

   Mascarillas

 

 Piel seca

   Limpiadores

   Tonificadores

   Humectantes

    Mascarillas

 

 Piel grasosa

   Limpiadores

   Astringentes

   Humectantes

   Mascarillas

 

Piel cansada

Piel deshidratada

Piel mixta

Piel reseca

Piel rugosa y cuarteada

Piel sensible

 

Rostro: Otras partes

   Labios

   Dientes

   Ojos

   Pestañas

   Poros abiertos o dilatados

   Cejas

   Cuello  

 

Rostro: Cuidados

    Exfoliantes

    Fricciones

    Cremas de noche

    Desmaquilladores

    Vaporizaciones

   Masajes faciales

    Mascarillas hidratantes

    Mascarillas nutritivas

   Mascarillas vitamina A

 

Rostro y cuello: Casos especiales

Aftas bucales

Arrugas

Arrugas alrededor de la boca

Envejecimiento

Escote joven y natural

Acné 

Acné del adulto

Dientes amarillos

Gingivitis

Manchas

Pecas

Puntos negros

Ojeras y bolsas

Ojos irritados

Orzuelos

Pata de gallo (arrugas alrededor de los ojos)

Labios resecos

Halitosis o mal aliento

Herpes labial

Cuperosis o acné

rosácea   

 

Cuerpo

Manos

Brazos

Espalda

Uñas

Cutículas

Rodillas

Pies

Talones

Piernas

 

Sitios de interés

Adelgazar con salud

 

jugos curativos

 

Cuerpo cuidados

Baños en general 

Baños relajantes

Sales de baños

Geles de baños

Vinagres de baños

Exfoliantes

Esponjas

Jabones

Desodorantes

Depilación

Depilación brasileña

Cremas y lociones

Aceites para masajes

Perfumes caseros

 

Cuerpo: Casos especiales

Ampollas

Axilas manchadas

Cicatrices

Callos

Celulitis

Cólicos o dolor menstrual

Eccema

Estrés

Estrías

Flacidez

Forúnculos

Hongos de las uñas

Juanetes

Mal olor corporal

Melasma o paño

Migraña

Pie de atleta

Pies doloridos

Piernas cansadas

Psoriasis

Quemaduras solares

Retención de líquidos

Senos caídos

Senos en lactancia

Síndrome premenstrual

Tobillos hinchados

Uñas enterradas

Uñeros

Vaginitis

Vellos enterrados

Venas varicosas

Verrugas

 

Terapias alternativas de belleza natural

Aromaterapia

Bambuterapia

Chocolaterapia

Fangoterapia

Geotermal

Hidroterapia

Vinoterapia

 

Mascarillas especiales de belleza natural con:

    Aceite de almendra

Aceite de argán

Aceite de oliva

Aceite de sésamo

(ver más mascarillas)

 

 

 

 

Remedios naturales para los callos

Remedios caseros para los callos

La piel de los pies se defiende contra los roces o presiones externas causadas  por zapatos apretados e inadecuados mediante una costra llamada callo o callosidad

 

Éstas se forman, por lo general, entre los dedos, las articulaciones o en la parte trasera del talón.  Los callos no proporcionan un aspecto hermoso a los pies, además, que causan dolor y molestias al caminar. 

Con el fin dedeshacerse rápidamente de ellos, le detallamos, a continuación, varias recetas de belleza natural

 

Remedio natural para los callos #1: Rebanadas de cebolla

Rebanadas de cebolla para callos

Ingredientes

Una cebolla asada

Jabón líquido

Glicerina

 

Modo de aplicación

Cortar la cebolla en rebanadas finas y asarlas en una parrilla.  Después, pasar las rebanadas de cebolla en la parte callosa y masajear durante 5 minutos.  Luego introducirlos en agua y lavarlos con jabón líquido

Después poner una capa de glicerina y pasar suavemente una piedra pómez, una lima para callos o un puñado de sal húmeda para facilitar la caída de la piel muerta.

 

 

     Remedio natural para los callos #2         Baño de pies de avena y manzanilla

Baño de pies de avena y manzanilla

Ingredientes

2 cucharadas de avena

1 cucharada de manzanilla

½ litro de agua tibia

1 jugo de un limón

 

Modo de aplicación

Preparar un baño para los pies con el agua tibia jabonosa a la cual se añadirá la avena y la manzanilla.  Introducir los pies en el recipiente donde está la preparación por 10 minutos. Con esta acción se pretende suavizar el callo.

Luego, secar los pies y aplicar unas gotitas de limón justamente sobre las callosidades.  Colocar una tirita y luego unas medias para conservar el líquido en su lugar.

 

 

        Remedio natural para los callos #3

       Cataplasma de ajo y aceite de oliva

Cataplasma de ajo y aceite de oliva

Ingredientes

1 diente de ajo

1 cucharadita de aceite de oliva

 

Modo de aplicación

Pelar y picar finamente el ajo y luego añadir el aceite de oliva y mezclar ambos ingredientes hasta que se obtenga una pasta espesa.

Luego aplicar justamente sobre el callo esta preparación y cubrirlo con una tirita o un esparadrapo.  Se debe dejar actuar durante toda la noche.  Se puede poner una media con el fin de evitar que se mueva la tirita o esparadrapo.  Realizar este procedimiento todos los días durante dos semanas.

 

 

        Remedio natural para los callos #4

                     Cataplasma de limón

  Cataplasma de limón

Ingredientes

2 tabletas trituradas de aspirina

1/2 cucharadita de jugo de limón

1/2 cucharadita de agua

1 cápsula de vitamina E

 

Modo de aplicación

Mezclar el jugo de limón y las aspirinas hasta formar una pasta espesa y aplicar sobre los callos. 

Luego cubrir los pies con bolsas plásticas y encima ponerse un par de calcetines de nailon con el fin de mantenerlas en su sitio.  Después, introducir los pies debajo de una almohadilla de calor eléctrica por 10 minutos. 

Después, quitar cuidadosamente la piel muerta con un cepillito de uñas, lavar los pies con agua tibia y frotar los dedos, ya suavizados, con el contenido de una cápsula de vitamina E.

 

 

       Remedio natural para los callos #5

     Baño de pies de celedonia y vinagre

Baño de pies de celedonia y vinagre

Ingredientes

2 cucharadas soperas de celidonia,

1 cucharada de vinagre

2 tazas de agua.

 

Modo de aplicación

Hervir el agua en un cazo por 10 minutos y luego agregar la celidonia y el vinagre y cubrir.  Dejar reposar durante 10 minutos y filtra la infusión. 

Luego, llenar un barreño con agua caliente. Agregar esta infusión y sumergir los pies en este barreño y déjalos sumergidos durante 20 minutos. A continuación, se aclara los pies con agua tibia y se seca con cuidado

 

 

      Remedio natural para los callos #6

              Baño de pies de mostaza

Baño de pies de mostaza

Ingredientes

2 cucharadas de mostaza seca

1/2 litro de agua

Yodo

Aceite de castor

 

Modo de aplicación

Hervir el agua por 10 minutos y luego agregar la mostaza.  Seguidamente, refrescar e introducir los pies en esta preparación. 

Después de 10 minutos, secar los pies y aplicar el aceite de castor con el fin de suavizar la callosidad.  Si desea aplicar, para mayores resultados, un toque de yodo sobre el callo.

 

 

Otros remedios para eliminar los callos

Remedio para los callos #7 Cortar un puñado  de hojas de caléndula y triturar hasta formar una especie de pasta. Aplicar sobre el área afectada, fijar con una venda, y aplicar el tiempo necesario.  Este remedio suaviza pronto el tejido y lo desprende.

Remedio para los callos #8: Hacer un lavado de pies, con dos manojos de raíz de consuelda, en una recipiente de agua tibia lo suficientemente grande para acomodar los ies, y remojar por 20 minutos al día.

Remedio para los callos #9 Usar la leche del higo para frotar los callos a diario.

 

Recomendaciones

No utilizar instrumentos afilados como navajillas de afeitar, tijeras, etc., para cortar los callos, ya que puede ocasionar infecciones que, en algunas ocasiones, son difíciles de curar (en especial si la persona es diabética).

Tener cuidado con los parches y callicidas. Si se utiliza parches o soluciones para callos u otros productos con ácido salicílico, aplíquelos sólo en la zona que presenta problemas, no en la piel de alrededor. Si está tratando un ojo de gallo, para proteger la piel adyacente, primero ponga un parche sin medicamento, en forma de rosquilla, alrededor del callo. Nunca emplee un callicida más de dos veces a la semana, y consulte a un médico si después de dos semanas no hay signos de mejoría.

Limar un poco los callos. Antes de tratar un callo, remoje el pie en agua soportablemente caliente durante varios minutos. Luego, se recomienda usar una lima para callos o piedra pómez para frotar ligeramente la zona y eliminar las capas superiores de piel. Termine aplicándose una loción o crema hidratante específica para pies. Si tiene muchos callos y le duelen, haga de este ritual parte de su rutina cotidiana después del baño. Sin embargo, no se debe utilizar una loción abrasiva sobre los callos duros, porque eso hará que la zona se vuelva sensible y presente más dolor que antes.

Envolver el callo de noche. Para callos duros, grandes o agrietados, especialmente en la parte del talón, pruebe esta recomendación: Tomar un pedazo de papel encerado o lámina de aluminio, poner una pequeña cantidad de crema muy hidratante. Aplicar al pie por la noche. Colocar una bolsa de plástico sobre el pie y luego un calcetín. Dejarselos toda la noche. A la mañana siguiente, quitar la mezcla frotando bien el callo con una toalla áspera o un cepillo duro. Hacer esto regularmente para controlar un callo de talón difícil.

Actuar en cuanto se forme el callo. Se recomienda actuar cuando aún es reciente la formación del ojo de gallo. En ese momento, el callo interdigital es un pequeño círculo de piel que se está endureciendo y que produce poco o ningún dolor. Debe masajear suavemente y de inmediato con crema para pies muy hidratante la zona, con el objeto de ablandar el ojo de gallo y hacerlo menos sensible a la presión. Cubra la zona con un aposito acolchado especial para aliviar la presión.

Separadores para los callos. Los ojos de gallo aparecen porque los huesos de dos dedos adyacentes del pie se rozan entre sí constantemente. En este sentido, se aconseja comprar separadores o espaciadores para los dedos de los pies.  No se debe utilizar algodón entre los dedos de los pies porque se endurece y aumenta la irritación.

Elaborar las plantillas apropiadas. Se recomienda modificar las plantillas de los zapatos para reducir la presión en los callos.  Para ello, se debe comprar unas plantillas con espuma de silicona; úselas una semana. Sus callos dejarán impresiones, las cuales indican las zonas de mayor esfuerzo y le mostrarán las regiones alrededor de las cuales debe engrosarse la plantilla para nivelar la presión. Acuda a un podólogo para que le prepare una plantilla personalizada.

Llevar a la horma sus zapatos. El alivio a un callo difícil que presenta dolor puede lograrse ensanchando los zapatos para quitar la presión que causa la fricción. Su zapatero puede hacer el hormado, o bien puede aplicar a sus zapatos un líquido que facilite el estirado del cuero (una crema hidratante de toda la vida será suficiente), lo cual permitirá que las fibras del cuero se estiren mientras usted camina. Aplique la solución varias veces, y camine con los zapatos puestos (mientras el cuero todavía está húmedo) hasta que le queden cómodos.

Caminar sobre el tacón adecuado. Para evitar problemas, se aconseja que las mujeres usen zapatos que ajusten bien y cuyos tacones no sean excepcionalmente altos en especial para el uso diario.  Sin embargo, si es necesario usar tacones altos (debido a requerimientos de su profesión u oficio), se debe buscar  los que tengan acolchamiento en la zona delantera del pie, o utilizar unas almohadillas especiales de silicona y si padece de callos en los talones, evite usar zapatos sin talón mientras sus pies se curan".

 

Vínculos patrocinados

 

Conozca también

7 consejos para tener los pies hermosos y sanos

Cuidado con la pedicura y la manicura

Consienta a sus pies doloridos

Mascarillas para los pies y otras recetas de belleza

Mascarillas para los talones y otras recetas de belleza

Mascarillas para las piernas y otras recetas de belleza

Remedios caseros contra los hongos de las uñas de los pies

Remedios para los uñeros

 

Consejos de belleza

 

 

 

Conoce cientos de tips y trucos de belleza

 

 

 

 

 

COPYRIGHT (C) 2006  ALL RIGHT RESERVED

Es importante señalar que, si bien todas estas recetas contienen ingredientes naturales, incluso éstos pueden causar alergias en algunos personas. Es fundamental que cualquier sustancia se pruebe en una pequeña área de piel como en la zona interior del brazos antes de utilizarla en la receta. Si nota algún enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad, deberá contactar a su médico  Este sitio web no será responsable por cualquier reacción que usted tenga durante eluso de cualquiera de estas recetas  de belleza. Ninguna de estas formulaciones están destinados a tratamiento de condición médica.

 

 

 

 

PORTADA    TRATAMIENTOS DE BELLEZA      LIBROS     BUSCA      COMENTARIOS

Plantas cosméticas  Nutrición   Ejercicios  Vídeos  Blog