Síguenos en: 

Belleza natural en Facebook

Belleza natural en Google+

Belleza natural en Twitter

Belleza natural en Youtube

Inicio

 

Recetas caseras de belleza

Cabello:

Champús y enjuagues

   Cabello seco

   Cabello grasoso

  Cabello normal

Cabello sin brillo

  Enjuague y lociones

  Tintes naturales (henna)

  

Cabello: Tratamientos

   Cabello seco

   Cabello grasoso

 Cabello mixto

   Aclarar el cabello

  Trucos de belleza

 

Cabello: Casos especiales

   Caída de cabello

   Cabellos rebeldes

  Crecimiento del cabello

   Caspa y seborrea

   Cuero cabelludo sensible

   Puntas dobles

   Cabello débil

   Canas

 

jugos curativos

 

Rostro

  Piel normal

   Limpiadores

   Tonificadores

   Humectantes

   Mascarillas

 

 Piel seca

   Limpiadores

   Tonificadores

   Humectantes

    Mascarillas

 

 Piel grasosa

   Limpiadores

   Astringentes

   Humectantes

   Mascarillas

 

Piel cansada

Piel deshidratada

Piel mixta

Piel reseca

Piel rugosa y cuarteada

Piel sensible

 

Rostro: Otras partes

   Labios

   Dientes

   Ojos

   Pestañas

   Poros abiertos o dilatados

   Cejas

   Cuello  

 

adelgazar con salud

 

Rostro: Cuidados

    Exfoliantes

    Fricciones

    Cremas de noche

    Desmaquilladores

    Vaporizaciones

   Masajes faciales

    Mascarillas hidratantes

    Mascarillas nutritivas

   Mascarillas vitamina A

Mascarillas vitamina E

 

Rostro y cuello: Casos especiales

Aftas bucales

Arrugas

Arrugas alrededor de la boca

Envejecimiento

Escote joven y natural

Acné 

Acné del adulto

Dientes amarillos

Gingivitis

Manchas

Pecas

Puntos negros

Ojeras y bolsas

Ojos irritados

Orzuelos

Pata de gallo (arrugas alrededor de los ojos)

Labios resecos

Halitosis o mal aliento

Herpes labial

Cuperosis o acné

rosácea   

 

Cuerpo

Manos

Brazos

Espalda

Uñas

Cutículas

Rodillas

Pies

Talones

Piernas

 

Cuerpo cuidados

Baños en general 

Baños relajantes

Sales de baños

Geles de baños

Vinagres de baños

Exfoliantes

Esponjas

Jabones

Desodorantes

Depilación

Depilación brasileña

Cremas y lociones

Aceites para masajes

Perfumes caseros

 

Cuerpo: Casos especiales

Ampollas

Axilas manchadas

Cicatrices

Cistitis

Callos

Celulitis

Cistitis

Cólicos o dolor menstrual

Eccema

Estrés

Estrías

Flacidez

Forúnculos

Hongos de las uñas

Insomnio

Juanetes

Mal olor corporal

Melasma o paño

Migraña

Pie de atleta

Pies doloridos

Pies resecos

Piernas cansadas

Psoriasis

Quemaduras solares

Retención de líquidos

Senos caídos

Senos en lactancia

Síndrome premenstrual

Tobillos hinchados

Uñas enterradas

Uñeros

Vaginitis

Vellos enterrados

Venas varicosas o várices

Verrugas

 

Terapias alternativas de belleza natural

Aromaterapia

Bambuterapia

Chocolaterapia

Fangoterapia

Fangoterapia capilar

Geotermal

Hidroterapia

Vinoterapia

 

Mascarillas especiales de belleza natural con:

    Aceite de almendra

Aceite de argán

Aceite de oliva

Aceite de sésamo

(ver más mascarillas)

 

 

 

 

Mascarillas de caléndula y ungüentos

Caléndula: Mascarillas y ungüentos

La caléndula, originaria  del sur de Europa, es una planta anual que alcanza a medir hasta 50 cm con hojas vellosas.  

  

Sus flores son de un fuerte color naranja y florecen de finales de primavera a principios de otoño.

 

Propiedades de la caléndula

La caléndula posee abundantes principios activos como esteroles libres y esterificados; saponósidos llamados calendulósidos A, D, F y D2; glucósidos flavónicos derivados del quercetol y del isorramnetol; carotenoides, caroteno, calendulina, zeína y licopeno; polisacáridos inmunoestimulantes; y presencia de ácido málico y taninos, etcétera.

Por ello, tiene propiedades depurativas, antisépticas, astringentes, amargas, diaforéticas, diuréticas, vulnerarias y reconstituyentes.

 

La caléndula y la salud

La caléndula se considera, desde épocas antiguas, una planta muy benéfica para la salud.

Ésta figura en un herbario del siglo XV como planta terapéutica en los casos de ictericia, cefaleas, dolor de muelas y el fortalecimiento del corazón.

En la actualidad, se usa su infusión para ayudar a eliminar toxinas mediante el sudor, por ejemplo durante la gripe, y a calmar las molestias del aparato digestivo.

La saponina y los flavonoides la hacen muy eficaz en pomada como tónico venoso, para venas rotas, várices o hemorroides; con un suave masaje, combate la pesadez y los calambres en las piernas.

Tiene una suave acción favorecedora del estrógeno y es eficaz para el síndrome premestrual y la menstruación irregular, tanto en infusión como en tintura.

Es un potente remedio dermatológico para detener hemorragias, desinfectar heridas, prevenir infecciones y favorecer la regeneración de los tejidos.

 

La caléndula y la belleza natural

La caléndula se puede emplear, como ingrediente, en diferentes preparación como mascarillas, ungüentos, etc. para la dermatitis, el purito y para las pieles resecas.

Incluso la aplicación de hojas frescas y machacadas sobre callos y verrugas, puede eliminarlas.  A continuación un ungüento para la piel reseca y una mascarilla para piel inflamada.

 

Ungüento de caléndula para la piel reseca

Ungüento de caléndula para la piel reseca

Ingredientes

100 ml de aceite de germen de trigo

Flores de caléndula, cantidad necesaria.

1 frasco de vidrio esterilizado de 150 ml

Modo de aplicación

Colocar flores de caléndula en el frasco y verter, luego, el aceite de germen de trigo hasta cubrirlas por completo.

Cerrar de forma hermética y dejar a la sombra durante dos semanas para macerar.

 

 

Mascarilla de caléndula para piel inflamada #1

Mascarilla de caléndula para piel inflamada

Ingredientes

1 cucharada de pétalos de caléndula

5 cucharadas de agua

3 cucharadas de yogur

2 cucharadas de avena

Modo de aplicación

Calentar ligeramente en un recipiente la caléndula y el agua y luego verter, colado, sobre el yogur.  Batir y añadir la avena.  Si desea mayor consistencia, agregar más avena.   

Colocar sobre el rostro y dejar puesto por 15 minutos.  Retirar con agua  tibia.

 

 

Mascarilla de caléndula para piel inflamada #2

Mascarilla de caléndula para piel inflamada #2

Ingredientes

1 cucharada de hojas de milenrama

1 cuchrada de flores secas de caléndula

1 cucharada de avena

Agua (la cantidad suficiente)

Modo de aplicación

Mezclar todos los ingredientes con agua que esté hirviendo hasta lograr una pasta homogénea.

Dejar refrescar por 15 minutos. y después aplicar sobre el rostro y dejar puesta por 20 minutos. Retirar la mascarilla con agua fresca.

 

 

Precauciones

No indicada para uso interno durante el embarazo.

 

Vinculos patrocinados

 

Conozca también

Mascarillas caseras con el árbol del té

Mascarillas con el hamamelis

Mascarillas con el aceite de argán

Mascarillas con melocotón

Mascarillas con naranja

Mascarillas con papaya

Mascarillas naturales con piña

Mascarillas con uvas

consejos de belleza

 

 

 

Conoce los mejores tratamientos naturales para combatir el insomnio

 

 

 

 

COPYRIGHT (C) 2006 www.belleza-natural.com ALL RIGHT RESERVED

Es importante señalar que, si bien todas estas recetas contienen ingredientes naturales, incluso éstos pueden causar alergias en algunos personas. Es fundamental que cualquier sustancia se pruebe en una pequeña área de piel como en la zona interior del brazos antes de utilizarla en la receta. Si nota algún enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad, deberá contactar a su médico  Este sitio web no será responsable por cualquier reacción que usted tenga durante eluso de cualquiera de estas recetas  de belleza. Ninguna de estas formulaciones están destinados a tratamiento de condición médica.

 

 

 

 

 

PORTADA    TRATAMIENTOS DE BELLEZA      LIBROS     BUSCA      COMENTARIOS

Plantas cosméticas  Nutrición   Ejercicios  Vídeos  Blog